Skip to content

Las escuelas democráticas 6ª parte: la socialización y la educación democrática en la era del conocimiento e internet

30 noviembre 2012

Con motivo de la publicación en el último nº de la revista Documentación Social (septiembre de 2012, Caritas-España), de un artículo que he escrito sobre las Escuelas Democráticas, sigo con la publicación de una serie de entradas recogiendo los diferentes apartados del citado artículo. En esta 6ª entrada se incluyen los apartados referidos al tema de la socialización posterior, así como a la aportación de la Educación Democrática a la educación en la era del conocimiento e internet . Se puede descargar el artículo completo aquí: Las Escuelas Democráticas

La socialización ¿un problema?

SocializeOtra de las dudas y miedos más frecuentes que surgen cuando hablamos de este tipo de educación tiene que ver con lo que viene después. Se tiende a creer que este tipo de educación creará niños desadaptados, que tendrán problemas para socializarse e integrarse en entornos escolares o sociales “normales”. En primer lugar es importante aclarar que nunca ha existido en este movimiento una vocación de escapismo o separación de la sociedad. Antes más, hay una voluntad de transformación social partiendo de la realidad presente, incidiendo en aquello que es el aspecto más crítico para dicha transformación, la formación del espíritu de las personas en las etapas tempranas de la vida.

Por otra parte la experiencia ha demostrado que las personas que se han educado bajo las premisas de este tipo de educación, lejos de encontrar problemas en su paso a entornos más convencionales, se muestran seguras de sí mismas, se adaptan fácilmente y encuentran grandes ventajas de todo lo aprendido y experimentado en su etapa anterior. De hecho este es uno de los principales objetivos que se persiguen, la formación de espíritus críticos pero realistas, no sumisos pero capaces de adaptarse a la realidad, independientes pero socialmente comprometidos.

Recientemente ha sido publicado un libro que recopila las experiencias vitales de antiguos alumnos de Summerhill. En la crónica del libro aparecida en The Times, Sept. 2011, John Adler,editor del libro, comenta, “Entre las antiguos alumnos de Summerhill retratados se pueden encontrar una variedad de ocupaciones tal como profesores universitarios, científicos, ebanistas, hombres de negocios, artistas, profesores de escuelas urbanas, artistas gráficos, escritores, preparadores físicos, hosteleros, etc.. Lo que ellos tienen en común es un sentido de responsabilidad social y actitud positiva hacia otras personas.” Y señala también algunas debilidades, “Summerhill tuvo sus fallos. A algunos alumnos se les pidió que dejaran la escuela, por ser inmanejables, algunos no pudieron adaptarse, pero la mayoría parece que han obtenido un don que no puede ser medido, libertad. Leyendo el libro Ud. quedará impactado por el sentimiento de lealtad y positividad de los ex-alumnos hacia Summerhill. ¿Sorprendido?”

El autor del libro Hussein Lucas, concluye: “La característica clave que resume el carácter distintivo de la experiencia de Summerhill es la virtual ausencia de miedo: miedo al fracaso, miedo a la autoridad, el temor al ostracismo social, el miedo a la vida y el consiguiente fracaso de comprometerse con ella con un sentimiento de optimismo y una actitud positiva. ” publicado en The Independent, oct. 2011.

Educación democrática para la era del conocimiento e internet

Nos movemos desde una era dominada por la información a una era dominada por el conocimiento, en la que las antiguas estructuras piramidales de poder deberán ser remplazadas por redes más dinámicas en las que tanto las ideas como el liderazgo sean compartidos“. Yaacov Hecht

digital-nativeLa velocidad de los cambios y la complejidad son elementos característicos y definitorios de las sociedades contemporáneas. Este proceso, propiciado en buena parte por la expansión de las TIC, de las que Internet es en gran parte causa y consecuencia a la vez, está transformando la forma en que concebimos el mundo y dando paso a una nueva era en la forma de relacionarse los seres humanos globalmente hablando. Por otra parte, la cultura humana ha evolucionado de manera que el conocimiento se ha convertido en la materia prima esencial de la sociedad y de la economía en este inicio del siglo XXI. El saber humano ha crecido a un ritmo exponencial, y ninguna actividad humana está al margen del aumento de la complejidad que provoca asta superabundancia de conocimiento. Paradójicamente, esta deriva lleva aparejada una mayor dificultad para gestionar problemas y tomar decisiones, debido a que somos mucho más conscientes de todo lo que desconocemos y de las múltiples interacciones imprevistas que pueden surgir de cada decisión[1], creando escenarios caóticos difíciles de manejar con las herramientas conceptuales y de gestión conocidas hasta ahora.

Internet y las TIC han provocado una democratización en el acceso al conocimiento como nunca se había conocido hasta ahora en la historia de la humanidad. Esto tiene consecuencias muy importantes a dos niveles. Por una parte cambia el paradigma de acceso al conocimiento que se inició con la invención de la escritura y que se desarrollo de manera definitiva con la llegada de la imprenta. Nuevas habilidades y nuevas alfabetizaciones mediáticas y digitales son requeridas, el contenido deja de ser relevante y el contexto pasa a ser el rey. Por otra parte se transforma el modelo civilizatorio derivado de lo anterior, al estar estrechamente unidos el control del conocimiento con el control del poder y la construcción de los modelos de autoridad, dando lugar a lo que se ha denominado la sociedad-red (Jan van Dijk, 1991).

Las consecuencias de estos cambios para el campo de la educación y la formación de las personas en general son enormes. Tanto el currículo tradicional como la propia metodología escolar quedan totalmente obsoletos para procurar a los alumnos la adquisición de las habilidades requeridas en los nuevos entornos sociales y profesionales nacidos de los cambios antes mencionados. La educación necesita liberar todo el potencial humano de las personas para poder afrontar los innumerables problemas que las sociedades modernas y el mundo en su conjunto deben afrontar en este momento. La Educación Democrática puede ayudar a transformar el campo de la educación introduciendo un enfoque y prácticas totalmente nuevas que permitan abordar algunos de los principales problemas que tanto el campo educativo como la sociedad tienen planteados. Por su filosofía y práctica, permite alinear tanto las necesidades de respeto a los procesos de los niños, como las demandas de una sociedad y una economía centradas en el conocimiento en las que, junto con la gestión y proceso de la información, el aprendizaje permanente, la autonomía en su adquisición, la creatividad y la gestión colectiva de los procesos serán las habilidades básicas.


[1] INNERARITY, DANIEL. La democracia del conocimiento. Paidós, Barcelona. 2011

Imagenes:http://www.flickr.com/photos/51035555243@N01/7138701781http://www.flickr.com/people/tf28/

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: