Skip to content

Estudiantes en riesgo, ¿de qué?. Por Bill Page

23 marzo 2011

Bill Page

Bill Page, como agradecimiento por la traducción y publicación en este blog de su “Credo de los Estudiantes en Riesgo“, nos regala en primicia este artículo en el que profundiza en el tema de una manera muy original, proponiendo diferentes definiciones del asunto desde diferentes ángulos.  Etiquetados de diferentes maneras, e ignorados las más de las veces, son las grandes víctimas del “sistema”. La verdad es que no podemos dejar de sentir mucha identificación personal con ellos. Además presentamos el libro de Bill, “At Risk Students” del que hemos recibido referencias de ser uno de los más lúcidos e interesantes publicados sobre el tema en cuestión.

Por Bill Page.

Las estadísticas de abandono y los resultados de los exámenes muestran claramente el fracaso escolar como uno de los mayores problemas en la educación. Los estudiantes se ven obligados a asistir a la escuela donde son reprobados, estigmatizados, y humillados, mientras que los maestros se esfuerzan en enseñar en clases con fracaso, interrupción y falta de respeto. Es una espada de doble filo: los alumnos en riesgo son una presencia constante, mientras los profesores luchan para mantener el control de la clase con estudiantes apáticos o agresivos.

Al parecer, se ignora el desconcierto, la discriminación y la predisposición al fracaso impuesta a la vida ya en peligro de los niños en situación de riesgo, y la miseria que produce. Mientras tanto, los profesores se quejan de la falta de cooperación administrativa, de que no hay apoyo de los padres y de la dificultad de la enseñanza en clases con estudiantes en riesgo constantemente interrumpiendo y fracasando en el aprendizaje. Las siguientes son algunas definiciones que ofrecen una variedad de puntos de vista y perspectivas sobre el “problema de los estudiantes en riesgo.”

Cuando un niño fracasa, es una tragedia personal, que le afecta para el resto de su vida. Pero, cuando  millones fracasan, es simplemente la política educativa de la escuela tradicional. Pero, por desgracia,  millones de niños no fracasan: Un niño fracasa, otro niño fracasa, y otro. Después, un chico más fracasa y otro fracasa, y otro..

Diferentes definiciones sobre los “estudiantes en riesgo”:

Definición sin adornos: Niños en riesgo de fracaso durante el curso y probable repetición del mismo

Definición sin adornos inversa: Niños en riesgo de no aprender nada durante todo el año porque no son capaces de identificarse con el profesor, participar en las lecciones, o superar el miedo, el dolor, la vergüenza de la competencia desleal impuesta, y que puede que no tengan los valores de las clases medias.

Definición de la escuela tradicional: “Los estudiantes a los que los profesores no pueden enseñar, implicar, controlar, motivar, o interesar utilizando las técnicas tradicionales, el plan de estudios establecido, un horario predeterminado, y una instrucción planificada de antemano exclusivamente a nivel de grupo, diariamente y  en un aula tipo “pecera””.

Definición de estudiantes empobrecidos: “Los estudiantes cuyos padres están demasiado preocupados para aconsejar juiciosamente, demasiado disminuidos por la pobreza para educar, muy lejos de la oportunidad de ofrecer esperanza, y demasiado abrumados por la supervivencia del día a día para hacer frente a los problemas creados por los programas predeterminados de la escuela, los horarios, y las expectativas sobre ellos y sus hijos. “

Definición empática: “Estudiantes cuyo fracaso, vergüenza, y ego herido, causa un comportamiento desesperado, autocrítico, y defensivo, en lugar de intentar aprender. Su mala conducta no causa el fracaso, el fracaso provoca su mal comportamiento.

Definición de las causas subyacentes: “Estudiantes colocados por las escuelas en condiciones de fallar debido a un desequilibrio importante entre los conocimientos que tienen y el ritmo reglado del curriculum según el grupo de edad. Ajustar a los niños al plan de estudios en lugar de ajustar el plan de estudios a los niños nunca ha funcionado, y condena al fracaso a los niños simplemente por ser quienes son y cómo son.”.

At Risk Student. Bill Page.

Una definición psicológica de la conducta de riesgo: “Alumnos que emplean estrategias o conductas de defensa para evitar emociones desagradables ligadas a la enseñanza. La vergüenza, como la emoción más desagradable ligada a enseñanza y al aprendizaje, y el “parecer tonto” requieren medidas desesperadas. Estás estrategias (conductas) de defensa operan fuera de la consciencia o capacidad del alumno para afrontar la situación.”

Definición alternativa de “en riesgo”: una etiqueta aplicada a millones de estudiantes cuyo fallo es el resultado de las políticas arcaicas, la negligencia educativa, la educación errónea, y los continuos intentos de ajustar al alumno a un inadecuado grupo de edad, estructura-educativa-de-talla-única, en lugar de cambiar la inadecuada estructura para satisfacer el alumno.

Mi definición personal de situación de riesgo: Estudiantes que se ven obligados por las leyes de asistencia obligatoria y las políticas educativas, a elegir entre cumplir lo establecido, o el desafío de hacer frente al autocrático, coercitivo, nocivo sistema de educación. [Los niños cuyos padres, experiencias previas, valores, e intereses coinciden con las enseñanzas de la escuela pueden elegir un grado de cumplimiento. Niños en riesgo son aquellos que de forma predeterminada, elijen algún nivel de desafío como su “única opción.]”

Definición de Fracaso: “Catear” es un término de los niños, los educadores usan “suspender.” Los niños no pueden simplemente catear, tienen que catear algo. “Algo” es eso que los profesores se supone que deben enseñar. Como a los niños no se les permite  catear a los profesores por su trabajo, en su lugar,  los niños suspenden en el aprendizaje.

Los maestros se permiten el lujo de suspender a los niños en lugar de enseñarles, ¡madre mía, qué conveniente! A los niños se les permiten suspender en lugar de aprender, ¡qué innecesario e inconsciente! Ningún niño pide estar “en riesgo”, o quiere estar “en riesgo”, pero no pueden hacer nada al respecto. Los educadores han creado las políticas escolares y los educadores pueden cambiarlas, los niños no pueden.

Compartiéndolo con tristeza, billpage@bellsouth.net;

Sobre el autor: Bill Page escribió: “At Risk Students: Sintiendo su dolor, comprediendo su difícil situación, y aceptando sus tácticas defensivas: Miradas en torno a los niños que no pueden, y no quieren o no querrán cooperar, comportarse, seguir los procedimientos, o incluso tratar de aprender.”

El nuevo libro revisado de 280 páginas, $ 24.95, se encuentra en su segunda edición. Bill especializado en la enseñanza de ” niños que tienen problemas o causan problemas en la escuela”-él no los etiqueta. Jubilado, después de 50 años de experiencia, Bill dice, “soy un auto-nombrado, abogado de los estudiantes en riesgo, profundamente comprometido con esos niños “que nunca tienen un buen día.”

Bill Page cree que el dolor, la humillación, la desesperación, el fracaso, y la retención infligidas, innecesariamente, a niños indefensos, inocentes, por las políticas arcaicas de la escuela, constituyen un maltrato a los niños tan trágico como los tan publicitados abusos infantiles. El fracaso es la principal causa de deserción escolar, un proceso que empieza en la primaria y termina con el abandono a los dieciséis años. La probabilidad de que un fracasado escolar vaya a la cárcel, es mayor que la de que consiga un trabajo, por tanto someterlos a una vida cruel es, como dijo una autoridad como el Dr. Martin Haberman, como una sentencia de muerte lenta.

Información: www.billpageteacher.com y billpage@bellsouth.net;

Terminamos este artículo con esta cita de John Holt que nos parece que  se ajusta muy bien para la ocasión:

Cuánto pueden aprender las personas en cualquier momento depende de cómo se sientan en ese momento acerca de la tarea y de su capacidad para realizar la tarea. (y yo añadiría la forma en que generalmente se sienten sobre sí mismos, si se sienten capaces o incapaces, competentes o estúpidos ..) Cuando nos sentimos poderosos y competentes, nos lanzamos a tareas difíciles La dificultad no nos desalienta … Cuando la gente está baja, es inútil empujarlos o animarlos, sólo consigues asustarles y disuadirles. Lo que  tenemos que hacer es retroceder, quitar presión, tranquilizarles, consolarles, darles tiempo para recuperar-como en el momento en que ellos tengan la voluntad- la energía y el coraje para volver a la tarea. “(Holt, John Caldwell. Cómo aprenden los niños. Edición revisada Reading, MA:… Libros Perseo 1984 Pp 50-51…)

Traducción a cargo de Josu Uztarroz y Clint J.L.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: