Skip to content

Diseñando la ¿escuela? ideal. Nuevos entornos de aprendizaje. (2º borrador, 01/2011)

16 mayo 2010
tags:
by

“How do you explain school to a higher intelligence? ” (Elliot: E.T. movie, 1982).

Respondiendo a la iniciativa If you could build a dream school, what would you do? de Project Dream School, nos animamos a fantasear con esta posibilidad. Y lo hacemos partiendo de dos presupuestos básicos: el primero es que eso que sea el ideal, ya no será una Escuela, es decir, debe haber una ruptura esencial con lo llamado hasta ahora Escuela. Y segundo, no despreciamos ni negamos que existan modos alternativos de educarse y aprender al margen de estructuras más o menos organizadas comunes (¿Escuela?).

En primer lugar queremos reseñar que la idea de que la Escuela no respondía a necesidades autenticas viene de lejos, y tiene un muy buen reflejo en esta cita de John Dewey de 1916, a pesar de que Dewey todavía quisiera salvar la Escuela: “Porque cuando las escuelas se apartan de las condiciones educativas y eficaces del medio extraescolar, necesariamente sustituyen un espíritu social por un espíritu libresco pseudo intelectual. Los niños van indudablemente a las escuelas para aprender, pero aún no se ha demostrado que el aprender se realice más adecuadamente cuando se hace de él un asunto separado conscientemente. Cuando se le trata de ese modo, tiende a eliminar el sentido social que procede a participar en una actividad de responsabilidad y valor comunes, y el esfuerzo consagrado a un aprender intelectual aislado contradice su propio fin”. John Dewey 1916 (Democracia y Educación)

En otro punto Dewey plantea el punto exacto del dilema que debería resolver eso que hemos llamado Escuela y que pretendemos ahora redefinir: “mantener un equilibrio adecuado entre los modos de educación espontáneos y los sistemáticos, los incidentales y los intencionales. Cuando la adquisición de información y de destreza intelectual técnica no influye en la formación de una disposición social, la experiencia vital ordinaria no logra adquirir sentido, mientras que la escolaridad sólo crea cultos “ingeniosos”, es decir, especialistas egoístas.” Es decir, se trata antes que nada de crear espacios cuyas características permitan el desarrollo de procesos educativos relevantes socialmente y procesos de aprendizaje efectivos, para lo que estos últimos han de ser vividos como reales y no impostados. Para garantizar esto, entendemos que dichos procesos de aprendizaje deberán ser lo más autónomos que sea posible, es decir que han de ser dirigidos por el sujeto desde la  base de sus intereses y de su subjetividad, aportando el entorno de aprendizaje la estructura precisa para que esto se produzca de la manera óptima.

Partiendo de estos supuestos, entendemos que la escuela, (o eso que la sustituya) ideal, debería reunir algunas características como estas:

  • Abandono, coincidiendo con John Moravec entre otros, del termino “Escuela”, sustituyéndolo por cualquier otra denominación, pretendiendo con ello desligarlo de todas las connotaciones asociadas al término Escuela sobretodo en el sentido de lo organizacional, especialmente la separación física por aulas y edades y la compartimentación temporal por asignaturas, o la realización de test estandarizados. Como propuestas alternativas podrían caber: espacios educativos,  entornos comunes de aprendizaje, espacios de crecimiento y/o aprendizaje autónomo, etc
  • Restringir al máximo o eliminar el enfoque por asignaturas o áreas. Parcelar los miles de diferentes conocimientos que existen a unas pocas asignaturas es una forma de dirigir y limitar el acceso al conocimiento.
  • Crear un espacio abierto al entorno y a la comunidad en general. Tanto, que lo importante en sí no sea el propio espacio, sino una idea en la que el aprendizaje y la educación tienen lugar en diferentes lugares y contextos sin solución de continuidad, a saber: la familia en primer  lugar, el propio espacio educativo, la comunidad de referencia donde el espacio está ubicado, (ciudad, barrio o pueblo), y por último, el entorno global planetario, al que propicia el acceso el uso de las nuevas tecnologías e internet.
  • Una integración sensata de las nuevas tecnologías como un recurso más, o mejor como un facilitador dentro de una diversidad de prácticas (Juan Freire), fusionando las posibilidades del entorno virtual con las del entorno real.
  • Posibilitar que los niños sean desde pequeños artífices y protagonistas del desarrollo de estrategias propias tanto de aprendizaje como de interacción en lo social-comunitario. Para ello es esencial la participación de los niños en todas las áreas de decisión que les afectan, empezando por el qué, el cómo, y el con quién aprender, e incluyendo la gestión del propio espacio. Cuanto antes empiecen a hacerlo mejor lo integrarán para el futuro. Esto implica el inicio de experiencias de participación conjunta de toda la comunidad, niños, educadores y familias, es decir una educación democrática.
  • El respeto a su individualidad, a la vez que aprenden a respetar a sus compañeros, las normas comunes, la pluralidad de visiones, la diferencia. Sin respeto previo, todo lo demás fallará. Y la escuela que impone algo no está respetando.
  • Una posibilidad lo más amplia posible de desarrollo de todas las dimensiones humanas, empezando por las psicomotoras y las afectivas, trato personalizado, diversidad de materiales, variedad de fuentes de acceso al conocimiento y de posibilidades de desarrollo de derivas personales a cualquier nivel, en la confianza de que todos tenemos caminos diferentes que desarrollar y sabiendo que cada uno aprendemos de forma diferente según nuestra forma de ser y nuestros condicionamientos tempranos etc..
  • Por tanto el reconocimiento de que cada proceso de aprendizaje es personal, (que no individual, puesto que siempre se realiza en conexión con otros individuos o artefactos) y que por tanto corresponde a cada sujeto dirigirlo.
  • La consideración de los educadores como mentores, estableciendo un diálogo entre iguales en el que todos interactuamos para posibilitar el desarrollo mutuo cada uno en diferentes facetas y a distintos niveles, (el educador también está aprendiendo constantemente en su tarea con los niños).
  • El que aprende también puede enseñar, la integración del enseñar como culminación del proceso de aprender en una idea de comunidad de aprendizaje, en la que todos aprenden y enseñan, como sugiere por ejemplo John Seely Brown.
  • Un reconocimiento explícito a todos los aprendizajes, tanto formales como informales, tanto intencionales como incidentales.

Y si queréis, podéis seguir perfeccionandola con vuestros comentarios.

Imagen (editada), fuente: http://okrasroka.wordpress.com/   Fuente de la foto: El Mundo-Finnfacts
5 comentarios leave one →
  1. 27 mayo 2010 13:43

    No es necesario diseñar la escuela ideal. La escuela ideal ya existe.

    ¿En donde?

    En todo el mundo (aún cuando todavía no está ampliamente difundida, pero lo estará).

    Está basada en el modelo Sudbury, es decir en la Escuela Sudbury Valley ( http://www.sudval.com/ )

    Los invito a visitar una escuela para el siglo XXI del tercer milenio:
    http://en.wikipedia.org/wiki/Sudbury_Valley_School

    Asimismo, los invito a ver un vídeo en inglés (9:13 min.) acerca de la Escuela Sudbury Valley – entrevista con Daniel Greenberg, uno de los fundadores de la escuela: http://www.youtube.com/watch?v=awOAmTaZ4XI

    Y en español:
    Verdaderas Discapacidades del Aprendizaje
    http://casasudbury.edublogs.org/verdaderas-discapacidades-del-aprendizaje/
    Aprendiendo sin coerción
    http://casasudbury.edublogs.org/aprendiendo-sin-coercion/
    Creciendo desde el Reino de la Infancia
    http://casasudbury.edublogs.org/creciendo-desde-el-reino-de-la-infancia/

    ~ David

  2. 31 mayo 2010 10:46

    Los invito a ver la asamblea (en una página interactiva) en otra escuela “casi ideal”: http://www.summerhillschool.co.uk/pages/themeeting.html

    Salud y pesetas (o euros),
    ~ David

  3. 18 junio 2010 15:50

    Me parece muy nteresante las propuestas o las caracteristicas que debe tener una escuela democràtica.
    Soy docente en una escuela en Perù, y me interesa esta propuesta ya que el trabajo en aula en el area de Formaciòn ciudadana y Cìvica y mis alumnas alumnas ya cuestionan la forma vertical en la que de desenvuelven en la comunidad educativa. Los felicito por brindar un panorama màs amplio sobre esta nueva propuesta y ampliar el conociento refrente a las escuelas democràticas.

Trackbacks

  1. Los números de 2010 « Blog Educación Democrática – EUDEC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: